Nissan atisba una primera parte del año complicada para la automoción española