New York Burger ha decidido revolucionar su carta para seguir despertando el agrado de sus clientes y el interés de los que aún no lo son.

Con esta innovación, el local del número 16 de la calle Miguel Ángel no habrá fogones ni planchas y solo se cocinará con tres elementos: brasa, madera y humo. El responsable de cocina de la cadena, Pablo Colmenares, ha comentado que “tras varios meses de investigación y viajes por Estados Unidos, encontramos en la técnica de ‘ahumar’, una forma disruptiva de complementar nuestro estilo de cocina y así desarrollar una carta con nuevos productos y sabores. En resumidas cuentas, pretendemos aunar los orígenes de la cocina americana, pero añadiendo el know how español”.

Al tradicional horno de carbón, en el que se cocinan sus hamburguesas y costillas, se ha incorporado uno nuevo en el que se cocinan lentamente, el resultado es una mayor  jugosidad, una textura suave que hace que la carne se desprenda fácilmente y un sabor único que en boca se convierte en una explosión de matices.

En la carta de la cadena se incorporan novedades, como el New York Steak y el Solomillo, ambos de excelente vaca rubia gallega, pero ahora también hay carnes que se ahúman, como el Brisket, un delicioso corte de pecho de vaca Angus Black, o la Costilla de vaca, cubierta de salsa BBQ o Bourbon y que se deshace en la boca.

Más tradicionales son las Costillas de cerdo o la saludable Pechuga de pollo de corral ahumada. Las carnes de esta sección se acompañan de encurtidos y alguna de las guarniciones de la casa.

Las novedades llegan a los entrantes con platos diferentes o mejorados, como es el caso de la Mazorca de maíz, ahora asada a la brasa y con queso parmesano rallado, cilantro, lima y polvo de chiles. Le acompañan cuatro ensaladas: Parmigiano, Tuna Salad, la apetitosa de Espinacas con patatas baby a la brasa, con huevo poché trufado, pavo ahumado y aceite de chiles y la Ensalada de berenjenas, que no lleva carne ni pescado.

En New York Burger piensan en las dietas vegetarianas y para ellos hay también sándwiches y hamburguesas tan originales como la Central Park, con empanadillas japonesas vegetarianas al vapor glaseadas con mayo-japo y acompañadas con salsa de col china y la Rockefeller center, de espinacas, tofu, nueces y miel.

La dirección de la cadena de restaurantes ha afirmado que “si en estos siete años de trayectoria con algo hemos sido inflexibles es con la calidad que queremos atribuir a la marca New York Burger” y ha continuado “tenemos obsesión por trabajar con la mejor materia prima, si no es excelente no nos sirve. También pretendemos ser innovadores en nuestra manera de cocinar. Solo utilizamos brasa, madera y humo”… “Y por último, no nos queremos olvidar de la herencia americana que arrastramos desde el comienzo y en la que nos basamos para seguir implementando una oferta de productos con nuestro toque especial”.

Entre las incorporaciones más llamativas está la Chinatown, sobre una cama de noodles salteados al estilo cantonés con hierbas aromáticas, pero la decisión se complica cuando se llega a la Standard, con queso raclette y salsa de setas. Otra muy diferente a la normal es la Pulled Pork, carne de cerdo ibérico ahumada durante 6 horas en madera de nogal americano, acompañado de salsa BBQ-japo, salsa NYB y pepinillos en rodajas, una auténtica locura que también se puede disfrutar, en el interior de uno de sus ‘Tacos NYB’, otra de las aportaciones que aterrizan en este local de Miguel Ángel.