Nazar, el secreto del Bósforo de Sact