Movilidad y huella digital abren la puerta del Salón de Fráncfort