Las motos eléctricas profesionales se tienen que revisar ocho veces al año