Opel
Top diesel for Opel Grandland X: The new SUV is now available with the 130 kW/177 hp 2.0-litre diesel that also produces 400 Nm maximum torque.

Opel ha ampliado la oferta de motores diesel en el nuevo SUV Grandland X con la incorporación de la planta 2.0 de 177 CV de potencia a 3.750 rpm y un par motor máximo de 400 Nm a 2.000 rpm, asociado siempre a la nueva caja de cambios automática de ocho velocidades y únicamente con el acabado “Ultimate”, con un precio que empieza en los 39.800 euros.

Este motor es el tope de la gama de motorizaciones del nuevo Opel Grandland X, en este momento en proceso de lanzamiento comercial tras su presentación formal en el pasado Salón del Automóvil de Frácnfort.

Opel

Con este motor, el Grandland X rinde un consumo combinado de entre 4,8 y 4,9 litros, lo que proporciona una emisión de CO2 de 126 a 128 gramos por kilómetro. Esta versión acelera de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos y logra una velocidad máxima de 214 km/h.

Además, el nuevo SUV tiene una capacidad de carga de remolque de 2.000 kilogramos (con freno en una pendiente del 12%) con esta configuración motriz, por lo que se convierte en un vehículo práctico de remolque.

La eficiencia de esta combinación se debe en gran medida a la tecnología de post-tratamiento de gases Reducción Selectiva de Catalización (SCR) con inyección de AdBlue, que elimina las partículas de óxido de nitrógeno (NOx) de los gases de escape. La solución acuosa de urea se convierte inmediatamente en amoníaco (NH3), reacciona con el óxido de nitrógeno (NOx) en el catalizador SRC convirtiéndose en vapores inofensivos de nitrógeno y agua.

Opel

La nueva caja de cambios automática de ocho velocidades a la que viene asociado de serie es también responsable de las cifras de rendimiento. Tras el Insignia, el Grandland X es el segundo modelo de Opel en equipar esta transmisión, caracterizada por una calidad de cambio mejor y más suave que la transmisión automática de seis velocidades.

El Grandland X de 177 CV esta asociado obligatoriamente al acabado más lujoso de la gama, el nivel “Ultimate”, que también puede ser combinado con otros motores, como el de acceso a esta terminación, el configurado con el motor de gasolina 1,2 turbo de 130 CV, que exhibe un precio desde 31.350 euros.

Opel

En seguridad, el Opel Grandland X ofrece de serie en este acabado los faros adaptativos AFL LED, la cámara de visión 360º, el asistente avanzado de aparcamiento, la alerta de fatiga del conductor, el sensor de lluvia, el espejo interior fotosensible, el encendido automático de luces con detección de túneles, la alerta de colisión frontal con detección de peatones, el sistema de frenado de emergencia o la alerta de cambio Involuntario de carril con corrección de trayectoria.

El Grandland X dispone de la tracción electrónica opcional IntelliGrip que garantiza la mejor adherencia en carretera en diversas situaciones de conducción, de modo que el conductor dispone de cinco modos de conducción. El sistema adapta así la distribución del par a las ruedas delanteras según el modo seleccionado, permite resbalar cuando es necesario y cambia el mapa de control del acelerador. IntelliGrip también optimiza los puntos de cambio cuando está combinado con una caja de cambios automática así como la respuesta del acelerador.