El fabricante Ford prevé que los usuarios podrán probar en el futuro cualquier coche en cualquier sitio y durante todo el tiempo que necesiten.

Ford está integrando a la realidad virtual en su proceso de diseño de vehículos. La empresa comienza a explorar cómo la tecnología podría cambiar la experiencia de compra. La llegada de la tecnología de realidad virtual cambiará la manera en la que vivimos, según las previsiones del sector tecnológico.

El jefe de Experiencia Digital Global de Ford Motor Company, Jeffrey Nowak, ha comentado que “es un auténtico lienzo en blanco. Es fácil imaginar que alguien que quiere comprar un SUV podría experimentar un recorrido por las dunas de un desierto sin abandonar la comodidad de su hogar”.

Además, Nowak ha añadido que “igualmente, si quieres adquirir un modelo urbano, podrías estar tranquilamente en tu casa en pijama probando un coche en hora punta de llevar a los niños a la escuela… justo después de haberles acostado”.

Los compradores online ya pueden probar productos como gafas o ropa antes de comprarlos, o incluso cómo quedaría un coche nuevo aparcado en la puerta de su casa. Pero, según Sheryl Connelly, gerente de Tendencias Globales y de Futuro de Ford, pueden acabar viéndose sobrepasados por una excesiva capacidad de elección que lleva al “dilema de la decisión”.

Ford

Connelly ha añadido que “con Internet, los consumidores se enfrentan a abundantes opciones entre las que elegir, lo que afecta a su actitud hacia el compromiso” y que “los productos y servicios se están adaptando para ajustarse a una ‘sociedad de la muestra’ que prioriza probar por encima de comprar”.

Tecnología y diseño

El fabricante está explorando el potencial de diversas tecnologías de realidad virtual y aumentada para desplegar hologramas digitales en entornos reales que podrían permitir a lo largo de la próxima década que la gente interactúe con todos los aspectos de un producto según sus necesidades.

Ford realiza un amplio uso de la realidad virtual en los procesos de diseño, con unas instalaciones de última generación dentro del estudio de diseño de la compañía en Colonia (Alemania) permiten a los diseñadores experimentar un vehículo de manera completa sin la necesidad de un prototipo físico.

Lo que provoca que perfeccionen el aspecto de los materiales de alta calidad y de los acabados de manera más rápida y eficiente. Para el nuevo Ford Fiesta, los diseñadores pudieron probar y confirmar la ubicación de los controles del vehículo, la distribución del panel de instrumentos y la posición de los asientos.