El mercado de flotas enciende motores: 2022 será el punto de inflexión