Más zanahoria y menos palo

Equivocadamente, muchos jefes y entrenadores creen que el elogio debilita. Si les preguntáramos a ellos si les debilita que les reconozcan su trabajo, su buena gestión, su capacidad para tomar decisiones o de liderar grupos,  imagino que todos responderían que no