domingo 16, junio, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

Madrid, la capital de un sueño

Share & Fleet

En este texto...

Autor

Esther Alonso
Esther Alonso
Gran experta en el área de salud, sector periodístico en el que desarrolló buena parte de su trayectoria profesional, Esther Alonso lleva 15 años escribiendo sobre eyewear y estilo de vida, una pasión-profesión que le permite ofrecer a los lectores de Fleet People las últimas y mejores tendencias actuales en moda, restauración, viajes y cuidado personal. Un auténtico refugio de placer cotidiano para los amantes del genuino lifestyle. Además de Fleet People, ha colaborado con otros prestigiosos medios como El País, El Español y revistas especializadas como Psychologies o Lookvision.

A lo largo de los siglos, las ciudades sufren metamorfosis que les permiten adaptarse a las necesidades y circunstancias de su población. La mayoría de las veces, estas transformaciones son causadas por la suma de las costumbres de quienes las habitan. Otras, son resultado de un proyecto que pretende mejorar la vida de sus ciudadanos y pintarles un futuro mejor.

 

Desde hace algunos años, el epicentro de la almendra madrileña está experimentando un cambio profundo, cuyos principales exponentes son los recientemente inaugurados Centro Canalejas, con los hoteles Four Seasons y Mandarin Oriental Ritz incluidos. Resulta llamativo que los mismos edificios construidos entre la segunda mitad del siglo XIX y los albores del XX para destacar a Madrid en el mapa sean, de nuevo, protagonistas de este renacimiento.

 

Al igual que pasó entonces, las obras acometidas tienen como objetivo convertir la ciudad en una capital europea capaz de competir, sin despeinarse, con París, Londres o Berlín. Por si había alguna duda del potencial madrileño, la Unesco declaró como patrimonio mundial en julio el “Paisaje de la Luz”, el entorno que comprende el Paseo del Prado y el Buen Retiro. Parece que, igual que hace un siglo, la capital se ha puesto de moda. ¿Estamos ante el inicio de una nueva Belle Époque?

 

 

La manzana de oro

 

Entre 1867 y 1885, el Ayuntamiento acometió un proceso de reurbanización que tenía como objetivo adaptar a la capital a las nuevas necesidades del tráfico rodado y a los estándares de una capital europea. La actual Plaza de Canalejas, conocida entonces como Plaza de las Cuatro Calle

s, surge como resultado de la confluencia de las calles Cruz, Príncipe y Sevilla y la Carrera de San Jerónimo.

Desde el primer momento, el lugar se convirtió en un espacio privilegiado, dinámico y bullicioso, donde se concentra el universo financiero de la capital. El actual Centro Canalejas Madrid (CCM) es el resultado de la rehabilitación y reforma de esa manzana, compuesta por siete edificios, que abarcan de la belleza clásica del Palacio de la Equitativa (1887) —conocido así por la importante compañía de seguros que encargó su construcción y estableció allí su sede—, al estilo art déco de Alcalá 10 —acogió la sede del Banco Zaragozano en 1942—.

 

 

 

Madrid, la capital de un sueño
MADRI, SPAIN – Mar 12, 2021: Four Seasons Hotel in Madrid at night with traces of traffic light captured with a slow shutter speed

 

La nueva milla de oro o, más bien, manzana de oro, propiedad al 50% de la empresa constructora OHLA y Mohari Hospitality, ha recibido una inversión de 524 millones de euros, que han hecho posible restaurar 7.895 metros cuadrados de fachada y 16.700 elementos decorativos, además, claro está, de ubicar Madrid en el mapa del lujo.

También puedes leer...
Marga Arévalo y la armonía de los opuestos

 

El complejo aloja el primer Four Seasons de España (con 22 residencias privadas, ya vendidas) una zona comercial conocida como Galería Canalejas, un aparcamiento de 400 plazas y un espacio gourmet que será escaparate de la mejor gastronomía.

 

Según señalan a Fleet People fuentes de CCM, OHLA decidió realizar el proyecto para otorgar a Madrid una oferta de lujo a la altura de la importancia de la ciudad.

 

“Era una oportunidad única para traer por primera vez un hotel Four Seasons a España, para revitalizar el centro de la urbe y para aprovechar un innegable patrimonio arquitectónico que estaba en desuso”. Para llevar a cabo las obras ha sido necesario sostener las fachadas protegiendo las primeras crujías en algunos de los casos y procurando afectar y alterar el entorno lo menos posible.

 

“Nos sentimos orgullosos de muchos aspectos, sobre todo por la parte de ingeniería, que ha sido especialmente complicada al tener que unir siete edificios. Pero tampoco podemos olvidar el trabajo de los arquitectos, el Estudio Lamela, que ha conseguido un edificio espectacular con no pocas limitaciones dada su singularidad y el patrimonio que había que preservar”. Lo más difícil, afirman en CCM, ha sido realizar una esta obra ingente sin ocasionar graves perjuicios a los madrileños.

 

La pandemia ha causado retrasos y ha afectado a las pernoctaciones, pero no ha supuesto un gran perjuicio. “Se ha trabajado muchísimo en hacer que el público local disfrute del hotel y lo incorpore como parte de sus destinos favoritos en Madrid”, destaca CCM.

 

 

La ‘Belle Époque’

 

En los años 20 del Siglo XX, Madrid estaba en plena ebullición. Había superado una pandemia—(la gripe de 1918— y se preparaba para convertirse en una metrópoli monumental, europea y moderna.

 

 

 

Madrid, la capital de un sueño

 

Así pasó de tener 540.000 habitantes en 1900 a más de un millón en la década de los 30. E, igual que había ocurrido capitales como Londres, París, Berlín y Viena, su tejido laboral registró un descenso en el ámbito de los oficios en beneficio del sector servicios, lo que le permitía atender asuntos estatales, financieros, comerciales y comunicacionales propios de la sociedad industrial. En 1920, el corresponsal en Madrid del diario británico The Times publicó un artículo en el que relataba las impresionantes transformaciones que había experimentado la ciudad durante la I Guerra Mundial. Destacaba la vitalidad de sus negocios y su vida social, así como los cambios arquitectónicos y de urbanismo, mencionando la apertura de lujosos hoteles, como el Ritz y el Palace y la finalización del primer tramo de la Gran Vía (1910-1915).

También puedes leer...
Recetas en el Maletero: Huevos Escoceses Bonnie & Clyde

 

Alfonso XIII tuvo un papel determinante en esta metamorfosis.

 

El monarca conocía bien los estándares de lujo y excelencia de los nuevos hoteles-palacio europeos, y decidió modernizar su ciudad natal haciendo construir en ella un hotel de lujo real.

 

El Ritz abrió sus puertas el 10 de octubre de 1910, en un evento que transformó a Madrid: de capital de provincia a ciudad europea.

 

Un siglo más tarde, el emblemático establecimiento acomete una reforma total que lo convierte en el Mandarin Oriental Ritz, Madrid.

 

La reforma ha sido realizada por el arquitecto español Rafael de La-Hoz, encargado de realzar el carácter y carisma del histórico hotel y los diseñadores franceses Gilles & Boissier, quienes han supervisado los interiores para incrementar aún más la belleza del edificio acorde con códigos decorativos actuales, sin alterar un ápice el espíritu del establecimiento ideado por el hotelero César Ritz.

 

 

Un futuro dorado

 

La metamorfosis madrileña no persigue sólo un embellecimiento de la ciudad, sino convertirla en un reclamo para visitantes, patrios y extranjeros, de categoría. Forward_MAD, una iniciativa que cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Madrid y Turespaña, tiene por objetivo dar a Madrid una oferta atractiva para el turismo premium. Fabián González, fundador de Forward_MAD, explica a esta revista que el proyecto “surge en 2019, cuando un grupo de amigos profesionales de la hostelería nos reunimos decididos a aprovechar la oportunidad que suponían para Madrid las grandes aperturas de hoteles que se estaban preparando. Madrid cuenta con magníficos hoteles y restaurantes, los mejores museos, pinacotecas, espectáculos… Tenemos las piezas del puzle, pero hay que montarlo, crear una experiencia ad-hoc para ese público tan especial”, reseña.

 

La idea es sencilla, pero llevarla a la práctica supone toda una revolución.

 

Es importante saber que el turista medio que viaja a Madrid se gasta unos 200 euros al día; el turista de lujo es el que invierte unos 2.000 euros diarios.

 

 

Madrid, la capital de un sueño
Madrid, Spain; 12 11 2020: Photographer working front a fashion store. Loewe shop facade. Spanish luxury brand. Luxury brand. Street photography.

 

 

“El modelo turístico español está muy basado en el sol, la playa y los precios bajos. Esto significa que es necesario tener mucho volumen de turistas para que funcione porque los márgenes son estrechos y, muchas veces, ni así salen las cuentas”, apunta González.

También puedes leer...
Imelda y su buena música is back

 

La llegada de Covid-19 ha hecho aún más evidente este problema y puesto de manifiesto que el turismo que atraemos a España no nos sacará del atolladero.

 

“Se calcula que, como pronto, hasta 2024 no se va a volver a los niveles de turismo de antes de la pandemia; es un buen momento para atraer turistas más sostenibles, más rentables y que verdaderamente dejan riqueza en el país. El turismo de lujo enriquece el tejido productivo de la ciudad porque no sólo invierte en los hoteles (lo cual redunda en beneficio del personal, que está más formado y tiene mejores sueldos), también va a museos, comprar obras de arte, artesanías únicas y exclusivas que generan un importante retorno de la sociedad. Es un gasto mucho más permeable, que no sólo se queda en la compra de botellas de agua el supermercado o los bares de tapas baratos”, remarca el fundador de Forward_MAD.

 

Y el modelo a seguir, igual que pasó el los felices años 20 del pasado siglo, sigue siendo París.

 

“La capital de Francia es nuestro referente. La ciudad de la luz es parada obligatoria para todos los extranjeros que pasan por Europa. Cuentan con mucho producto en un segmento de lujo que está muy valorado y con unos precios muy elevados”, resume González.

Hay que darse prisa, porque el turismo premium ya se esta moviendo y Madrid ha de figurar en su lista de destinos. En algunos países ha aparecido el fenómeno revenge spending o gasto por venganza, una forma de resarcirse de las limitaciones establecidas durante la pandemia.

 

Para aprovecharlo, es importante que hosteleros, restauradores, directores de museos, centros comerciales, así como gestores de espectáculos se coordinen para ofrecer una oferta de lujo a la altura.

 

“Es lo que perseguimos con el evento Forward_MAD” (se celebra en Madrid del 13 al 15 de octubre), apunta Fabián Gonález, quien señala que “una de las cosas que más nos preocupa es conseguir transportes a la altura. Después de haber hecho un viaje en avión en clase business esperas llegar al hotel transportado en un vehículo con todas las comodidades posibles y con un conductor que sepa idiomas. Desde aquí animo a las flotas de coches de lujo a que se sumen a nuestra iniciativa, que redunda en beneficio de todos”.

 

Hay que tomar nota para no perder el viaje.

 

 

 

https://fleetpeople.es/seccion/lifestyle-fleet-people/

 

 

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información


      ID.7 Tourer, aún más espacio en clave eléctrica

      Lo más visto