Los habitantes de Madrid y Barcelona prohibirían el coche de combustión