Los proveedores piden una mezcla de tecnologías de coches «inteligente y sensata»