Los pliegos públicos empiezan a dar señales de vida