Los fabricantes añadirían 800.000 millones a su capitalización con una electrificación más rápida