Los concesionarios pierden la mitad de su posventa con los coches con más de cinco años, según Audatex