Los concesionarios ingresaron 40.000 millones el año pasado, un 13% más