Los concesionarios cerraron 2016 con una rentabilidad del 2%