El comercio, inquieto por los márgenes y el mayor coste de los coches