Los coches usados terminan el año con un precio medio de 18.000 euros, un 20% más