Steve McQueen, Le Mans en las manos