Las ventas de usados jóvenes triplicaron a las de mileuristas en 2016