Las redes de venta pueden ganar dinero reduciendo los precios de los coches un 15%