domingo 14, abril, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

Las empresas podrán deducirse el 100% del IVA de su flota para uso comercial y sin carga de prueba

Share & Fleet

En este texto...

Autor

Redacción
Redacción
La redacción de Fleet People trabaja para ofrecer a los lectores una información de calidad y actualizada sobre el sector de las flotas y el renting. El equipo está comprometido con la excelencia periodística, y se esfuerza por ofrecer un contenido útil y atractivo para los lectores, ser un referente informativo para los profesionales del sector y contribuir al desarrollo del mismo. La redacción de Fleet People está liderada por Juan Arús, director de la revista y del medio digital. Arús es un periodista con 25 años de experiencia en el sector de la automoción.

El Tribunal Supremo ha dictado sentencia a favor de que una empresa pueda reclamar el cien por cien de deducción del IVA de la adquisición de su flota de vehículos correspondientes a su fuerza comercial y con ése propósito, lo que puede suponer la apertura de un melón de reclamaciones a la Administración potencialmente valorado en millones de euros.

Hasta la fecha, la Agencia Tributaria colocaba un baremo comúnmente aceptado de deducción de IVA del vehículo del 50%, y permitía que dicha reducción llegara hasta al 100% en el caso de agentes comerciales profesionales o trabajadores autónomos cuya función laboral fuera básicamente comercial.

El auto del Supremo, documento al que accedió Fleet People, y contra el que no cabe recurso, pone fin a años de una gran disparidad en la jurisprudencia sobre la materia y, en concreto, la aplicación efectiva del artículo 95, en sus reglas segunda y tercera.

En el caso particular de la empresa a la que el Supremo ha dado la razón en su recurso contencioso, la firma de alimentación valencia Choví, la Agencia Tributaria le devolvió la autoliquidación de IVA de diciembre de 2010 con la exigencia de que redujera al 50% la deducción por gastos relativos al vehículo —había solicitado el 100% tras comprar vehículos en diciembre de ese año—, aduciendo que “la presunción de la afectación de los vehículos al cien por cien sólo es de aplicación a los sujetos pasivos que desarrollan la actividad profesional de representantes o agentes comerciales y no se ha acreditado una afectación superior al 50 por cien cien que se presume por aplicación de la regla segunda del apartado 3 del artículo 95 de la Ley 37/1992 del Impuesto sobre el Valor Añadido”.

También puedes leer...
Avis, Hertz y Europcar se podrán alquilar en la aplicación de FreeNow

En el caso de negar la deducción al ser el sujeto de uso del vehículo el asalariado de la empresa y no un autónomo, el Supremo expone en su auto que dicha solución de la Administración “no se justifica, pues su texto gramatical [el del artículo 95] no exige que los representantes o agentes comerciales a que se refiere actúen necesariamente como personal autónomo”.

 

flota
Parte de la fachada del edificio del Tribunal Supremo, en Madrid.

 

Respecto de la afectación del cien por cien, el alto tribunal sostiene en su disposición vinculante que el apartado tres del artículo 95 de la Ley del IVA señala, y respecto de los vehículos automóviles y sus remolques en concreto, que “se presumirán afectados al desarrollo de la actividad empresarial o profesional en la proporción del 50 por 100”, aunque respecto de otros vehículos (los utilizados para el transporte de mercancías, viajeros, servicios de enseñanza, ensayos o promoción de ventas, en desplazamientos de los comerciales y en servicios de vigilancia) la presunción se extiende a la proporción del cien por cien.

También puedes leer...
El mercado de industriales en renting cedió un 2,5% en 2023

Dentro de este apartado, y para dirimir un aspecto fundamental, sobre qué sujeto —el contribuyente o la Administración— debe recaer la figura de la carga de la prueba sobre el grado de afectación del vehículo a uso profesional, el Tribunal Supremo también ha dejado claras las cosas, de acuerdo con el documento legal de la sentencia obtenido por Fleet People: “La carga de acreditar un grado de afectación distinto al determinado por la presunción no solo se impone al contribuyente, sino a la Administración, pues ésta está legalmente obligada a regularizar la deducción derivada de la presunción cuando se acredite un porcentaje distinto a aquél”.

También puedes leer...
BMW redujo su volumen de contratos de leasing y renting un 5,3% en 2023, con 1,71 millones

El Supremo da un tirón de orejas a la Agencia Tributaria, además, al explicitar que “puede comprobarse sin especiales esfuerzos hermenéuticos que la norma prevé un derecho a la deducción de las cuotas soportadas, relacionadas con vehículos turismos, que se determina cuantitativamente en atención al grado efectivo de afectación de tales bienes a la actividad empresarial o profesional del interesado, al punto de que éste tendrá derecho a practicarse una deducción proporcional al concreto destino del bien a su giro o tráfico empresarial o profesional”.

Para el Organismo queda claro que “la deducción que el legislador entiende procedente en todos los casos es la que responda ‘al grado efectivo de utilización de los bienes en el desarrollo de la actividad empresarial o profesional’, pues si se acredita que tal grado es distinto del cincuenta por cien que se presume resulta forzoso proceder a la correspondiente regularización (‘deberán regularizarse’ las deducciones, señala expresamente esa regla)”.

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información


      ID.7 Tourer, aún más espacio en clave eléctrica

      Lo más visto