La transacción de un coche usado se cierra hoy entre 3.000 y 4.000 euros más cara que en 2020