La tercera gilipollez

Son tiempos convulsos y, quizás, no debería uno usar expresiones malsonantes. Nunca terminan de ser del todo elegantes y, quiera uno o no, eres lo que dices