La producción de vehículos desciende un 28%