La planta valenciana de Ford aguarda para saber si fabricará coches eléctricos