La mitad de la sociedad puede renunciar a su coche por una fórmula de alquiler