La mayoría de coches usados experimentó algún tipo de accidente el año pasado