La invasión ucraniana empuja hacia abajo el mercado del automóvil ruso