La guerra del taxi

A mi amigo José Luis, sevillano y morantista y profesional del taxi, siempre le digo que si todos sus compañeros dieran su exquisito y personal servicio no habría ni plataformas ni coches negros