La falta de coches nuevos reduce la disponibilidad efectiva de usados en el mercado