sábado 18, mayo, 2024

ÚLTIMO NÚMERO

NEWSLETTER

La escasez y precio de los comerciales ecológicos lastran el negocio de empresas y autónomos

Share & Fleet

En este texto...

Autor

Juan Arús
Juan Arús
Periodista económico apasionado en transformar objetivos en resultados, Juan Arús (Madrid, 1975) ha trabajado para diversos medios de comunicación escritos de España, generalmente económicos y habitualmente en las secciones de Empresas y Automoción. Gran aficionado a la moda masculina, cuenta con un vasto repertorio de artículos de referencia publicados sobre vestuario clásico en diferentes medios. Edita y dirige Fleet People desde 2015.

El consejero delegado de Stellantis, Carlos Tavares, pronunció una frase llena de lucidez que resume muy bien la situación actual: “la electrificación es una tecnología elegida por los políticos, no por la industria”.

 

Lo que viene a decir también que hasta ahora las marcas fabricaban los coches que gustaban a los clientes, y ahora tienen que fabricar los que gustan a los políticos.

 

Eso es evidente en lo que respecta a los turismos, que se electrifican y encarecen para cumplir con las normas de emisiones y para que sus fabricantes no sean multados.

 

Pero pasa también con las furgonetas, cuyas versiones eléctricas son mucho más caras y con una autonomía bastante menor que sus equivalentes con motor diésel.

 

Así que los ayuntamientos antiemisiones presionan para que pymes y autónomos se electrifiquen, pero el coste es inasumible y los consistorios se ven obligados en buscar fórmulas (permisos especiales, etcétera) para permitir el paso en las zonas restringidas de bajas emisiones a los vehículos de reparto diésel.

 

De otro modo, el suministro en estas áreas se vería seriamente perjudicado.

 

También hemos visto iniciativas puntuales que tratan de compensar el alto coste de los eléctricos. El año pasado el Ayuntamiento de Madrid destinó dos millones de euros en el marco de su plan “Cambia 360” para incentivar la compra de vehículos de reparto de mercancía de cero emisiones.

 

 

La escasez y precio de los comerciales ecológicos lastran el negocio de empresas y autónomos

 

 

Las ayudas contemplaban ayudas de hasta 9.000 euros para las furgonetas Cero Emisiones y hasta 4.000 para las Eco. El plan estuvo vigente entre los meses de noviembre y diciembre del año pasado. Según fuentes del consistorio madrileño, la sustitución del numeroso parque de furgonetas madrileño por unidades eléctricas evitaría 1,5 millones de CO2 de emisiones a la atmósfera, “el equivalente a todo el CO2 que emite el sector pesquero español”.

 

En mayo se pusieron en marcha nuevas ayudas dentro del mismo plan. Por otro lado, el plan estatal Moves III de ayudas para potenciar el vehículo eléctrico, tiene un funcionamiento demasiado complejo y no está funcionando, según los responsables de las marcas.

 

 

Oferta en pequeños: cero

 

Analizando la oferta actual por segmentos, en el de los comerciales más pequeños y económicos de menos de cuatro metros, no hay ninguna opción eléctrica. Lo cual es lógico porque habría que venderlos muy caros y no serían rentables.

También puedes leer...
El 70% de la flota corporativa de Endesa en España será ecológica en 2024

 

Ya no se comercializa la Kangoo Compact (3,83 metros de largo) y en febrero de 2018 PSA cesó la producción de los Citroën Nemo y los Peugeot Bipper desarrollados en colaboración con Fiat, que también vendía los Fiorino y Qubo.

 

Modelos estos, hay que recordar, que son clave en el transporte de corta distancia y fundamentales para el desempeño de decenas de miles de empresas en nuestro país, por su gran funcionalidad y su coste asumible. Actualmente el Fiorino es el único furgón a la venta por debajo de cuatro metros (3,95 metros) y hay un renting desde 309 euros al mes (sin IVA).

 

La Ford Transit Courier también es bastante compacta, con 4,15 metros. La Fiat Fiorino se comercializa en versiones Van y Combi y respecto a los motores, se ofrece con diésel de 80 y 95 CV y con un 1.4 de gas natural comprimido (GNC), lo que implica etiqueta Eco de la DGT. Su hermana mayor, la Fiat Doblò, también se vende en versión GNC.

 

El derivado más vendido en el mercado español es el Renault Kangoo (25.163 unidades entre enero de 2019 y mayo de 2022), seguido del Citroën Berlingo (22.952) y el Dacia Dokker (14.632). No obstante el grupo Stellantis y sus marcas logran una notable preponderancia en el mercado nacional, y se puede decir que venden uno de cada tres vehículos comerciales que se matriculan.

 

En los dos primeros meses de este año se matricularon 5.614 unidades de las marcas de Stellantis (Peugeot, Citroën, Opel y Fiat), un 34% del mercado.

 

 

La escasez y precio de los comerciales ecológicos lastran el negocio de empresas y autónomos

 

 

En cuanto a los furgones eléctricos, disponen de una gama muy amplia y obtienen una cuota de mercado aún mayor, si bien el porcentaje sobre las ventas totales de comerciales fue de solo el 5,8% en febrero. En el terreno de los turismos, el porcentaje de ventas de eléctricos (BEV) sobre el mercado total es aún más bajo, del 2,8% en 2021, y según los expertos la falta de infraestructura de carga es la gran responsable.

 

En todo caso, las cifras de los últimos meses no son muy representativas, teniendo en cuenta que, debido a los problemas de producción por la crisis de los microchips, hay mucha más demanda que oferta.

También puedes leer...
Arrival, el ascenso y la caída a los infiernos de la empresa que valió 10.000 millones en Bolsa

 

Hay que destacar también que los dos derivados más vendidos, Renault Kangoo y Citroën Berlingo, cuentan con versiones eléctricas de reciente lanzamiento. El anterior Kangoo Z.E. ha estado en el mercado durante diez años (70.000 unidades vendidas en todos los mercados) y se acaba de presentar la nueva generación, llamada Kangoo E-Tech. Está disponible desde el pasado 3 de junio, mide 4,48 metros de largo y anuncia una autonomía de 300 km en ciclo WLTP, que puede ser más que suficiente para una jornada de reparto urbana. La garantía de su batería con capacidad de 45 kWh (rinde 90 kw, equivalente a 120 CV) es de ocho años o 160.000 km.

 

Para recargar la batería permite elegir entre tres tipos de cargadores integrados: uno trifásico de 11 kW para carga doméstica, otro de 22 kW para carga acelera en bornes públicos y otro, en opción con el cargador de 22 kW, para un cargador rápido 80 kW DC (corriente continua) que permite recuperar 170 km de autonomía en solo 30 minutos de carga.

Conectado en un Wallbox de 11 kW (lo máximo que se puede lograr en un cargador doméstico), la batería pasa de una carga del 15% al 80% en 2:40 horas, y en menos de seis horas en un Wallbox de 7,4 kW.

 

 

El problema de siempre

 

Los usuarios también valorarán que a través de la aplicación MyRenault o el sistema multimedia Renault Easy Link, el Kangoo dispone de servicios conectados como la programación de la carga de la batería y el seguimiento remoto del estado de carga o la búsqueda de puntos de recarga en el trayecto y el cálculo de destinos con la carga disponible.

 

Pero el principal problema es el de siempre, ya que anuncia un precio de 40.110 euros para la versión básica. El Kangoo diésel más asequible (1.5 dCi) equivalente, con el doble de autonomía como mínimo, se puede comprar desde 23.270 euros. Hay un renting para el Kangoo E-Tech de 491 euros (sin IVA).

 

 

La escasez y precio de los comerciales ecológicos lastran el negocio de empresas y autónomos

 

 

Otra opción es la nueva Nissan Townstar eléctrica, esencialmente el mismo vehículo que la Kangoo, y que sustituye en el mercado a la veterana furgoneta eléctrica e-NV200 que se fabricaba en la factoría de Zona Franca (Barcelona), hasta su reciente cierre.

También puedes leer...
La española Istobal ganó siete millones de euros en 2023

 

Respecto al Citroën ë-Berlingo presentado el pasado mes de diciembre y fabricado en la factoría de Vigo, mide 4,40 metros de largo y lleva una batería con 50 kWh de capacidad que ofrece 100 Kw de potencia (136 CV). Su autonomía puede alcanzar los 280 kilómetros.

 

El equipamiento de seguridad es muy generoso, al incorporar ayuda al arranque en pendiente, la cámara de marcha atrás Top Rear Vision, el paso automático de luces de carretera a luces de cruce, el park assist, el freno de seguridad activo o la alerta de cambio involuntario de carril. Al igual que el Kangoo, a través de aplicaciones como MyCitroën se puede acceder a funciones como la carga programada, para aprovechar las horas valle de las tarifas eléctricas, o el preacondicionamiento térmico del interior.

 

Además, la app Free2Move ofrece el servicio ‘Charge My Car’, que da acceso a miles de punto de carga públicos en toda Europa. Su precio es de 28.950 euros, y hay una oferta de renting para el ë-Berlingo de 180 euros al mes con una entrada de 5.280 euros.

 

Curiosamente esta oferta es más interesante que la del Berlingo diésel, que propone 245 euros al mes con 4.965 euros de entrada. Gemelos del ë-Berlingo son las Peugeot e-Rifter, Opel Combo-e y Toyota Proace City Electric, y todos se comercializan en formato Van o Combi. Otro derivado eléctrico recién llegado al mercado es la Mercedes-Benz eCitan, con una autonomía de hasta 300 km.

 

Entre los  furgones de tamaño medio también hay mucha oferta eléctrica especialmente de las marcas de Stellantis, con el Fiat Scudo eléctrico, el Citroën Ë-Jumpy, Peugeot e-Expert y Opel Vivaro-e. El Toyota ProAce City Electric no es de Stellantis pero técnicamente es el mismo vehículo que los anteriores.

 

En furgones grandes la oferta es igualmente muy amplia. Las Fiat E-Ducato, Citroën ë-Jumper, Peugeot e-Boxer y Opel Movano-e son esencialmente el mismo vehículo, y también se venden la Ford E-Transit, la Mercedes eSprinter y la Volkswagen e-Crafter.

 

 

¿Dónde quieres recibirla?

    Más información


      ID.7 Tourer, aún más espacio en clave eléctrica

      Lo más visto