La digitalización de la valoración de un V.O. acortaría un 25% su tiempo de venta