Empresas » De cada 10 vehículos que Nissan venda este año en España, cuatro serán a empresas y autónomos. Los comerciales desempeñarán un papel fundamental. 

La llegada del furgón NV300 al portfolio de ventas del fabricante de automóviles Nissan ha ampliado el dibujo de la sonrisa de muchos de los directivos de la marca en España. De este vehículo comercial se espera un resultado de ventas interesante, unas 1.200 unidades anuales. Pero lo más importante es que cubre un espacio vacío en la oferta de la marca, por lo que todo lo que sume supondrá un añadido puro y directo.

De la cifra anual de ventas esperada para el NV300, un 45% se corresponderá con matriculaciones de renting, en tanto que el resto se concentrará fundamentalmente en autónomos y pymes.

Savia nueva para el mercado corporate de Nissan, que al ritmo que lleva en su ejercicio fiscal actual (2016-2017) se situará en el entorno de las 11.000 unidades vendidas en renting computando turismos, 4×4 y derivados ligeros.

Teniendo en cuenta el calendario  comercial de Nissan (su año fiscal comprende las ventas entre abril y  marzo), por ejemplo sus entregas en renting  de turismos y derivados han aumentado cerca de un 10% en los dos primeros tercios de su año fiscal, entre abril y noviembre pasados, con 6.700 unidades.

El dato supone añadir volúmenes de crecimiento a un ejercicio fiscal anterior, el 2015-2016, que ya fue bastante propicio para la marca en el ámbito del renting: terminó el periodo con 9.900 entregas sin contar con los vehículos pesados, un 47% por encima del año fiscal precedente.

Una de las claves que ha posibilitado el buen momentum de la compañía en el terreno corporativo se debe al cambio de chip que ha inoculado en los últimos años en un buen número de su red de concesionarios.

Prender la llama de las ventas a empresas en las redes comerciales no es fácil: hay que destinar mucho tiempo, recursos y personal y, al final del día, fiarlo todo a unos resultados que no llegará sino a medio-largo plazo.

En este momento, Nissan cuenta con 41 centros especializados en empresas que proporcionan cobertura al 78% de la península. Dichos centros emplean, además de a su plantilla convencional, a un total de 80 vendedores que cuentan con una certificación específica. Los resultados, por el momento, parecen ser satisfactorios.

Más de seis puntos

En los dos últimos ejercicios fiscales y contando con el desarrollo del actual, la cuota de ventas del canal de empresas de Nissan respecto de sus volúmenes totales ha pasado del 33% al 39%.

La idea de la compañía es incrementar ese pulso, que en este momento, según sus propios datos, les sitúa como la automovilística asiática más deseada del país en el mercado de empresas. Ese escalafón, tampoco hay que olvidarlo, está sustentado principalmente por el buen comportamiento de los turismos de la empresa, y por uno en esencia: el Qashqai.

Si además del renting se observan todos los canales corporativos comerciales (leasing, ventas a empresas, organismos oficiales…), es decir, si se analiza el conjunto de entregas a flotas y con el pasado 2016 prácticamente cerrado (enero-noviembre), Nissan es la séptima marca que más coches de empresa vende en España, con el aliciente de que el SUV Qashqai es la cuarta opción preferida en corporate.

Los datos del Qashqai son completados además con las aportaciones de modelos como el Juke y el X-Trail, que están funcionando bien en empresas y que replican las nuevas preferencias de los consumidores españoles hacia vehículos de corte alto y características SUV.

Después de un 2016 en el que el mercado corporativo de vehículos comerciales se mostró algo titubeante, con una demanda que escenificó una especia de ola de subida, mantenimiento e incluso alguna que otra ligera bajada (justo después del verano y antes de la formación del nuevo Gobierno), las mejores perspectivas económicas, con revisión al alza incluida del PIB, están invadiendo a todos los actores automovilísticos que tienen que ver con el mercado de empresas. Y Nissan, claro está, se está posicionando para obtener un pedazo del preciado pastel de 2017.