La caída del mercado de segunda mano dificulta el empleo de los comerciantes