La balanza comercial de la automoción española cae un hasta 379 millones de euros, un 60% menos