La externalización cobra fuerza en el renting