Italia adapta el impuesto al WLTP para evitar una subida de precios