Italia, Portugal, Bulgaria, Rumanía y Eslovaquia piden más plazo para el fin de los coches tradicionales