Historias de Nueva York: Por un fajo de billetes