Hertz se libra de quebrar, pero queda en manos de dos fondos