Goldcar, el frío precedente que mostró la cruda realidad de Europcar