El Gobierno destina 1.500 millones para zonas de bajas emisiones y 400 para industriales