General Motors destina 500 kilos a una factoría de componentes en Estados Unidos