La Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam), ha solicitado al Gobierno una reforma integral de la ley que regula la actividad de los talleres, en las que se integre la obligatoriedad de comunicar telemáticamente al Registro de Vehículos de la DGT el kilometraje de los coches que reparen, para perseguir la lucha contra el fraude y proteger los derechos del consumidor.

La patronal considera que el actual Real Decreto de Talleres no responde a la situación actual de la posventa tras más de treinta años en los que han entrado en juego nuevos modelos de negocio que, como los talleres móviles o boxes, generan competencia desleal al sector.

Hoy, la edad media del parque supera los 11 años y los vehículos de menos de cinco años, que son los que más pasan por el taller por estar bajo la garantía del fabricante y con seguro a todo riesgo, representan sólo el 17% del parque, mientras que los de más de diez suponen el 57%. Según las estimaciones de la asociación, en los próximos cinco años, esta situación se agravará pues dos de cada tres coches tendrán más de 10 años, siendo apenas responsables del 30% de las reparaciones.

Las cifras de los talleres

La posventa aportó al resultado de las redes el 46%, el el último año, dos puntos menos que un año antes. Además, las reparaciones crecieron un 1,6% y los ingresos de los talleres lo hicieron en un 2,2%. Para 2017 y 2018 se espera un crecimiento moderado de entorno al 1% por el estancamiento de las intervenciones en taller por la longevidad del parque. 

El presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, ha comentado que “la antigüedad del parque y los años de crisis han dejado en el consumidor una hipersensibilidad al precio, que obliga al sector posventa a lidiar con la competencia desleal de talleres clandestinos y nuevos modelos de negocio que viven en un limbo legal en cuanto a obligaciones de consumo, prevención de riesgos o medio ambiente. Es el caso de los talleres móviles, que ofrecen servicios en casas, garajes o jardines privados como si fueran una especie de UVI móvil, y los boxes, que fomentan el “do it yourself” como si arreglar un coche fuera como montar un mueble de Ikea”.

Más propuestas para el nuevo Real Decreto

Para Ganvam, en un contexto donde la gestión de residuos ha evolucionado tanto en las últimas tres décadas y la Administración es cada vez más dura en materia medioambiental, imponiendo fuertes sanciones por incumplimiento, es necesario armonizar todos los cambios de forma expresa en el Real Decreto de Talleres, terminando con la maraña de normas europeas, nacionales, autonómicas y locales que complican enormemente su cumplimiento.

También es importante, para la asociación, hacer extensible a los talleres la reforma fiscal que se está planteando el Gobierno, con la aplicación de un IVA reducido para las reparaciones que afecten a la seguridad vial, evitando que los conductores busquen alternativas a bajo precio en los talleres clandestinos. Así, se contribuirá a incrementar el volumen de reparaciones a la vez que se evitará reducir la recaudación pública por esta rebaja del IVA.

De la misma manera que existen otros factores que perjudican al estado de los talleres, como es su relación con las aseguradoras, que tratan de imponer el precio de mano de obra, baremos y peritaciones que rebajan en hasta un 40% el tiempo de reparación que emplean los centros, así como descuentos no negociados en piezas de recambio.

La asociación que representa a más de 6.000 empresas dedicadas al mantenimiento y reparación subraya que ante el escenario cambiante que vive el sector, donde factores como la conectividad y el coche autónomo están revolucionando la forma de utilizar el coche, la Administración debe favorecer un marco regulatorio flexible y adecuado que garantice la libre circulación de los datos que generan este tipo de vehículos, con el fin de que los talleres también lo utilice para tomar decisiones comerciales y fidelizar a un cliente que es cada vez más digital.