Las furgonetas eléctricas son un 25% más baratas que las diésel