Los nuevos Ford Transit Custom híbrido enchufable están preparados para funcionamiento completamente eléctrico en uso urbano.

La primera tanda de flotas participantes en las pruebas de unidades de la Ford Transit Híbrido Enchufable (PHEV) comenzarán a funcionar en Londres este otoño.

El proyecto ha sido diseñado para explorar las posibilidades de los vehículos comerciales híbridos enchufables para contribuir a una mayor calidad del aire y mejorar de la productividad de empresas que operen en entornos urbanos.

El proyecto, apoyado por el Transport for London, es un periodo de prueba de un año con 20 nuevas unidades de Ford Transit Custom enchufable que reducen las emisiones locales al operar mediante energía eléctrica en la mayoría de trayectos interurbanos. La flota, equipada con extensores de autonomía, puede también realizar trayectos más largos que superen la capacidad de su batería.

Entre las flotas que participan está la policía metropolitana de Londres con dos Transit Custom enchufables, una que funcionará como segunda unidad de respuesta en accidentes de tráfico y otra como unidad de apoyo forense. Además, Transport for London utilizará tres unidades como lanzadera.

El jefe de Servicios de Flota de la Policía Metropolitana, Jiggs Bharij, ha asegurado que “la policía metropolitana está comprometida con la implantación de una flota de vehículos sostenibles. Nos encanta trabajar con Ford en esta innovadora prueba, que contribuirá a que el aire de Londres esté más limpio”.

Andy Barratt, presidente y director de Ford Reino Unido, ha asegurado que “durante los últimos 50 años, Ford Transit ha sido el vehículo comercial predilecto del Reino Unido. Nuestros usuarios siempre han sido una pieza central de nuestro desarrollo, así que trabajar de manera directa con nuestras flotas es fundamental para poder ofrecer un vehículo comercial electrificado que sume valor a las empresas que entran y salen de nuestras ciudades todos los días”.

El fabricante Ford lanzará este proyecto con inversiones multimillonarias este otoño, en colaboración con Transport for London, y con el apoyo del Advanced Propulsion Centre, organismo que cuenta con el respaldo del gobierno británico.