El Fiat Ducato se gana el respeto —por derecho— del gremio laboral