Los fabricantes perderán 180.000 millones por la crisis de los microchips